Colores cálidos

El brillo se asocia siempre con la idea de luz, y algunos colores imprimen luminosidad con estilo.  Los colores cálidos captan la luz, con tonos que van del amarillo al rojo, pasando por el naranja.  Pero no te excedas:  convertir tu hogar o armario en un arco iris puede hacer daño a los ojos… 

 

Cómo capturar la luz:

 

- Asocia como máximo dos colores cálidos.

- A la hora de decorar o escoger un conjunto, no busques un “total look” de colores cálidos.  El efecto puede resultar abrumador.

 

Colores pastel

Los tonos pálidos y suaves pueden revelar un brillo luminoso y transparente.  Los tonos claros, lejos de ser anodinos, captan la luminosidad, hacen que las estancias pequeñas parezcan más grandes y dan un toque radiante a las complexiones más claras.

 

Cómo capturar la luz:

 

- En lugar de un blanco neutro, elige un color marfil o un blanco roto para aportar un efecto terso y etéreo.

- Intenta no mezclar en exceso.  Céntrate en los tonos más sutiles para evitar el look “algodón de azúcar”.

 

Destellos de luz

¿Qué te parece aportar un toque de brillo festivo?  Los tonos dorados, perlados y de oro rosa captan los rayos del sol, así como los de cualquier otra fuente de luz. ¡Pruébalo, sus destellos marcan la diferencia!

 

Cómo capturar la luz:

 

- Brillo metálico, perlado, húmedo, centelleante. ¡Tú eliges!

- Para evitar el efecto “bola de discoteca”, usa los colores metálicos con moderación.